Ene 26, 2021

Conoce el proyecto “Deloitte Medio Ambiente” de educación ambiental

Fundación Deloitte y Fundación Padre Arrupe han firmado un convenio de colaboración, gracias al cual las 1.700 personas que componen la comunidad educativa del Colegio Español Padre Arrupe trabajarán de manera transversal la educación ambiental, el ahorro, la reforestación, el equilibrio biológico, el paisajismo y el trabajo eco-responsable.

 

En el Día Mundial de la Educación Ambiental, la Fundación Padre Arrupe y la Fundación Deloitte presentan el proyecto “Deloitte Medio Ambiente”, de Educación Ambiental en El Salvador, con el que implican a toda la comunidad educativa de la fundación salvadoreña, compuesta por más de 1.700 personas.

Aurora de Rato Salazar-Simpson, Directora General de la Fundación Padre Arrupe, ha señalado que “gracias a la Fundación Deloitte y a su voluntad de fomentar el respeto por el medio ambiente vamos a desarrollar un proyecto que educará en la importancia de la conservación, creación y recuperación del entorno ambiental, en la identificación y ahorro de los recursos naturales y en la adquisición de nuevos hábitos y actitudes que fomenten el cuidado por el medio ambiente, favoreciendo así el cambio en las futuras generaciones”.

Para Francisco Celma, presidente de la Fundación Deloitte, “nuestro propósito consiste en generar un impacto positivo en la sociedad. A través de esta iniciativa conjunta con la Fundación Arrupe contribuimos con el beneficio de los niños más desfavorecidos de El Salvador y, mediante la educación, les mostramos valores como el respeto y el cuidado del medio ambiente. Con todo ello, pretendemos concienciar a las nuevas generaciones y mostrarles la importancia que tienen nuestros actos en el entorno ambiental”.

Ayer, 25 de enero, comenzó el curso escolar en El Salvador, momento idóneo para arrancar un proyecto de esta envergadura. La elaboración de este proyecto de conservación ambiental se enmarca en los ejes programáticos del Ministerio de Educación Ciencia y Tecnología de El Salvador.

El proyecto Deloitte Medio Ambiente va a fortalecer el conocimiento teórico-práctico de los estudiantes, involucrándolos a todos los niveles. Las actividades se dividen en tres grandes bloques: la educación ambiental, el ahorro de recursos y la preservación de la biodiversidad. En torno a ellos se formará a los estudiantes y toda la comunidad educativa trabajará en conjunto.

Se empezará trabajando en educación ambiental, dando formación a los estudiantes líderes, aquellos que, por interés propio, se presenten voluntarios tomarán el papel de “Guardianes ambientales”. Ellos serán quienes, junto con los docentes, velarán por el cumplimiento de los objetivos planteados, y liderarán los ECOCLUBES. Estos clubes estudiantiles llevarán a la práctica las actividades. En este punto, se trabajará el ahorro de recursos naturales, donde se desarrollarán actividades de clasificación de desechos sólidos, el uso de productos reutilizables para el almuerzo, evitando embalajes de un solo uso e impulsando acciones para el ahorro de agua y electricidad, entre otros. En paralelo, se trabajará la preservación de la biodiversidad. Para ello, se creará un “vivero de germoplasma de especies nativas fijadoras de nitrógeno y regeneradoras de CO2”, donde los alumnos aprenderán sobre el cuidado y mantenimiento del vivero para la agroreproducción de especies alimenticias a corto tiempo, lo que permitirá reforestar áreas prioritarias y producir productos orgánicos. Una vez las especies estén listas en el vivero se realizará la reforestación y donación de árboles, siendo cada árbol apadrinado por cada curso.

Y para mostrarlo todo, en la revista digital del Colegio Español Padre Arrupe se creará una sección ambiental, donde se publicarán los avances del proyecto.

Gracias a la Fundación Deloitte, la comunidad educativa del Colegio Español Padre Arrupe podrá generar un cambio en su área de actuación, concienciando a las nuevas generaciones y educando a actores que puedan crear un cambio en el ámbito medioambiental en El Salvador, que, pese a ser un país rico en biodiversidad está gravemente amenazado por la explotación, el mal uso de recursos y la contaminación de campos y aguas.